Arrestada por mandar SMS

Bastó sólo 1 cita para que Jacqueline Ades, de 31 años, se enamorara perdidamente del pobre hombre que prefiere permanecer anónimo. Una vez terminado el encuentro, el señor se encontró en una situación insólita: la mujer no paraba de mensajearlo y perseguirlo, tanto, que la cosa terminó en la policía.

¿Pensás que exagera? Según nos cuenta el diario Qué, la mujer mandó un total de 65.000 mensajes de texto a su amado, en un promedio de 500 por día. Lo peor es que algunos de los mensajes daban miedo EN SERIO. Por ejemplo, Jacqueline le pedía bañarse en su sangre (y vos que te quejabas de tu ex que te mandó un mensajito de despedida, ¡ja!)

Felizmente, la mujer fue detenida mientras intentaba esconderse en la bañera de su pobre víctima, quién sabe con qué intenciones. Al ser cuestionada por su insalubre obsesión, la mujer respondió que estaba profundamente enamorada desde la primera vez que lo vio. Sentí que conocí a mi media naranja. Pensé que íbamos a casarnos y que todo iba a estar bien. Pero eso no fue lo que pasó, declaró Jacqueline a las autoridades.

Moraleja: ojo con los verdes que das en Tinder.

Like
Me Gusta Me Encanta Me Divierte Me Sorprende Me Entristece Me Enoja
Like
Me Gusta Me Encanta Me Divierte Me Sorprende Me Entristece Me Enoja

MÁS NOTICIAS