La casamentera china

 

Estaba aburrida en casa y quería hacer algo divertido, dice Lin, la señora de 58 que se dedica a unir corazones solitarios en la provincia china de Hebei. Como toda una Cupido moderna, Lin pasa hasta 10 horas por día haciendo transmisiones en vivo en las que charla con la gente, y de paso, arma parejitas.

Si bien Lin recibe regalos y donaciones por sus servicios, que pueden alcanzar los 50 dólares, ella asegura que juntar a la gente es algo que la hace feliz y que lo haría completamente gratis. El servicio de esta abuela compite directamente con los de los casamenteros profesionales, que por supuesto, la detestan.

Lin incluso conforta a aquellas parejas que terminan separándose y no para hasta encontrarlos una nueva parejita. ¡Ojo! De todos los que juntó, ¡ya se casaron más de 30!

 

Like
Me Gusta Me Encanta Me Divierte Me Sorprende Me Entristece Me Enoja
Like
Me Gusta Me Encanta Me Divierte Me Sorprende Me Entristece Me Enoja

MÁS NOTICIAS