Las peores compras de Internet

Compras épicas, únicas, inolvidables… E irrepetibles.

Sin dudas, uno se arriesga un poco cuando compra sin probarse. Pero quién podría imaginar que una silla fuera tamaño Pitufos o que una remera muy masculina fuese, en realidad, un vestido. Y ni hablemos de cuando pide un almohadón personalizado. La comodidad es tentadora, pero también tiene su contrapartida. El futuro podrá tener muchas maravillas, pero estas compras nos hacen querer volver a 1950 y sus clásicas compras de boutique.

¿Vos alguna vez te ensartaste así?

Like
Me Gusta Me Encanta Me Divierte Me Sorprende Me Entristece Me Enoja
Like
Me Gusta Me Encanta Me Divierte Me Sorprende Me Entristece Me Enoja

MÁS NOTICIAS